6 may. 2011

Tendencias emergentes en la restauración comercial


Por Stephen J. Matlin, socio director de Matlin Associates
Existen dos tendencias que son contrarias a la historia y a la tradición de la restauración en los Centros Comerciales españoles, asociados con la denominada fast food y con marcas tan representativas como McDonald’s, Burger King, Pans & Co., y Rodilla, entre otras muchas, y además de las diversas enseñas en este segmento de Grupo Vips o Grupo Zena. Todos ellos líderes en ofrecer comida a precios asequibles mediante la fórmula de autoservicio y una ajustada inversión en ambiente y decoración.

Ahora bien, los tiempos cambian, y, aunque estas marcas continúan su ya establecida trayectoria de buen éxito, ha surgido una nueva demanda, más exigente en el producto y en el nivel de calidad de servicio. Una nueva clientela que puede permitirse, al menos ocasionalmente, acudir a un restaurante que brinde un nivel muy superior a lo que tradicionalmente se encuentra en los Centros Comerciales. Es decir, es aquí dónde emerge Le Pain Quotidien y Asador Imanol, citados anteriormente y a los que podemos añadir La Tagliatella o Foster’s Hollywood. Estas empresas destacan por haberse identificado, a contracorriente de la crisis económica, con un segmento del público que está insatisfecho con la oferta y, precisamente por posicionarse con un producto y servicio muy superior a la competencia tradicional, han cambiado totalmente las reglas del juego.
Igualmente, existe otra tendencia digna de mención, cada vez más asentada en España: la progresiva implantación y aceptación de comidas de otros países, lo que podíamos denominar comidas étnicas. Sirva de muestra el éxito que han tenido los distintos grupos de Döner Kebab, oferta inicialmente dirigida a inmigrantes como KFC (originalmente Kentucky Fried Chicken) y la reciente entrada de comida mexicana, a través del gigante estadounidense Taco Bell, que va a competir directamente con la marca Cantina Mariachi del Grupo Comess. El público español está progresivamente sofisticándose lo que le hace ser más exigente y conocedor.
Obviamente, no todos los Centros Comerciales ni todo el público español está dispuesto a desembolsar alegremente 50 euros por persona en un almuerzo o cena, ni a acudir a un restaurante tex-mex americano, pero la tendencia está ahí y demuestra dos formas muy acertadas de crecer en el sector incluso en tiempos de crisis.