18 abr. 2011

Cuando un proyecto tiene todo, es difícil que fracase

Las mejores expectativas se cumplieron

Marineda City abre sus puertas y el primer fin de semana, con buen tiempo, se llena de visitantes. Era algo esperado y esperable, pero los agoreros de la crisis tal vez pensaron en alguna ocasión, que tal vez no era el momento para el éxito de un gran centro. Se equivocaron y, una vez más, la opinión de los expertos vuelve a apostar por la idea central que siempre ha funcionado: cuando un proyecto tiene todo, éxito seguro.


Marineda se llena de visitantes en el primer sábado después de su apertura. No deja de ser curioso que algunos conductores tuviesen que esperar hasta quince minutos para poder llegar a la rotonda de los bomberos por la mañana. Peor aún por la tarde, cuando el párking tuvo que poner el cartel de completo.
 
Más de 200 locales, Ikea, El Corte Inglés e Hipercor, Decathlon, Worten, restauración, ocio. A la gente le gusta ir a los centros comerciales, encuentran de todo. Es evidente que vivimos una nueva revolución del retail.
 
Ahora la estrategia de Marineda va dirigida a lograr que 15 millones de personas visiten sus tiendas. Además buscarán que esos visitantes, o muchos de ellos, realicen sus compras. Las bases estás puestas, el tiempo nos dirá.
 
Estuvimos cuando el proyecto ni había nacido sobre un solar en A Grela, acudimos a la primera presentación y después a la primera piedra. Vimos crecer el edificio y avanzar las obras, conocimos la llegada de operadores nacionales y transnacionales. Ahora, finalmente, vemos a los clientes entrar al centro. El círculo está cerrado. Una idea siempre subyacía en cada fase, cuando un proyecto tiene todo, no puede fallar.