30 jul. 2011

Gallardón liberaliza totalmente los horarios en el centro de Madrid

Castellana, Recoletos, Cortes, Justicia y Palacio podrán abrir los domingos y festivos

Magnífico trabajo del Ayuntamiento de Madrid, que solicita al gobierno de la Comunidad la declaración de zona de gran afluencia turística de los barrios de Castellana, Recoletos, Justicia, Cortes y Palacio.

Desde la corporación municipal entienden que éstas son las zonas que los turistas recuerdan especialmente de la capital, motivo por el que merecen ser impulsadas para presentar una oferta comercial variada y continuada, una iniciativa para la que cuentan con el apoyo de las principales asociaciones de comerciantes. 
Se pretende además con esta idea construir un eje que aúne ocio, compras y paseo turístico y se proyecte en dirección a Madrid Río. Cabe pensar que el plan del Ayuntamiento saldrá adelante ya que aunque la decisión depende la Comunidad de Madrid, ésta siempre se ha mostrado favorable.

En enero de 2008, la zona de Sol ya se convirtió oficialmente en zona de gran afluencia turística, una iniciativa positiva que lamentaron los responsables de las tiendas de barrios y sobre la que se atrevieron a realizar las peores predicciones para el futuro.

Como publicaba el diario EL PAIS, el pasado día 24 de julio “el paso del tiempo ha probado que la iniciativa resultó positiva para los comerciantes, que han apostado por extenderla a otras zonas de Madrid; para el Ayuntamiento, que alaba los beneficios económicos y turísticos de la medida, y sobre todo para los ciudadanos, que han convertido el domingo en uno de sus días preferidos para salir de compras, ya sea como forma de ocio o por obligación, al trabajar el resto de la semana”.

Según estudios llevados a cabo por técnicos municipales, el domingo es ya el segundo día en afluencia de gente en el área comercial de la Puerta del Sol, la calle de Preciados y la plaza de Callao, a no excesiva distancia del sábado. Supera en más del 50% la media de lunes a jueves. Y es, además, el segundo día en volumen de facturación.

El Ayuntamiento decidió en febrero extender la flexibilización de horarios a los recintos feriales del Campo de las Naciones y a la ciudad aeroportuaria de Barajas, dos zonas muy limitadas tanto en lo geográfico como por el perfil de los posibles clientes (viajeros de paso o asistentes a congresos).

En realidad, la nueva medida de ampliación de horarios afecta fundamentalmente a los establecimientos de más de 300 metros de superficie y a las franquicias de grandes cadenas (Zara, Mango, Bershka), puesto que las tiendas pequeñas ya tenían permiso. Podían abrir también los establecimientos culturales (libros, música). El resto solo podía operar en los 22 festivos permitidos al año.

En contraposición con este medida, que es posible gracias a los acuerdos alcanzados con las organizaciones de comerciantes y que ayudará al comercio del centro en la capital, muchas otras zonas del país, seguirán padeciendo la limitación en los horarios de apertura, a pesar las recomendaciones en contra de la Unión Europea. Por tanto, el Ayuntamiento de Madrid, para hacer posible su iniciativa, ha tenido que hacer posible un consenso con las organizaciones de comerciantes, que desde otras instituciones se presentaba como inviable.

Algunas organizaciones como ANGED, vienen desde hace tiempo alertando a la opinión pública sobre el excesivo intervencionismo que paraliza la inversión y el empleo, como hizo en su última Asamblea, al reclamar al Gobierno que agilice la declaración de zonas turísticas. Mientras tanto, otras organizaciones y asociaciones, mantienen silencio cuando son precisamente las obligadas a reclamar un marco de libertad para el comercio sobre la base de sólidos argumentos y datos creíbles.

Si para ANGED, agilizar la declaración de zonas turísticas, permitiría un mayor margen de aperturas en festivos, otros siguen callados desde hace meses. Ofrecer un servicio integral a los turistas, contribuiría a crear empleo, el gran objetivo. Mientras tanto, hay quien no tiene nada que decir.